¿Cuál es el coste total de la compra de una casa?

2 mar. 2022
¿Cuál es el coste total de la compra de una casa?

La compra de una casa siempre ha sido una de las grandes decisiones que se presentan en la vida de una persona, pareja o familia. Para ello, en la mayoría de las ocasiones requiere contribuir un esfuerzo sobremanera en forma de ahorro durante años, ya que el precio es uno de los aspectos que más influye en esta operación, así como el escenario económico del mercado inmobiliario. De hecho, según un estudio nacional, la adquisición de una vivienda es la principal preocupación financiera para el 61,2% de los jóvenes de entre 18 y 34 años.

El coste total de la compra de una casa supone más dinero que el precio estipulado por el inmueble, pues se generarán gastos al cristalizar la transmisión de la propiedad. Diferentes impuestos, según si es obra nueva o de segunda mano, gestoría o registro son algunos de los aspectos que generan dinero extra, del cual se debe disponer previamente al comprar una casa.

Gastos asociados a la compra de una vivienda

De forma natural, el comprador solo suele fijarse en el precio de la casa para adquirirla. Pese a ello, también debe tener en cuenta otros gastos asociados a la compra de la propiedad. Esto supone un desembolso económico extra entre el 10% y 15% del valor de compraventa. Presentamos algunos de los más importantes:

Impuestos, gasto adicional asociado a la compraventa

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es uno de los principales pagos en la compra de una casa. Este varía en función de si es obra nueva o de segunda mano. En caso de que el comprador adquiera una vivienda nueva, este deberá abonar el 10% sobre el precio final de la propiedad, a no ser que se encuentre en las Islas Canarias, que sería del 6,5%, ya que se aplica el impuesto general indirecto canario (IGIC).

Si la vivienda es de promoción pública, es decir que el terreno es del estado, conlleva el pago del impuesto al 4% sobre el precio final, aunque puede variar según la comunidad autónoma . En caso de que el inmueble sea de segunda mano, se efectúa el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) y suele aplicarse entre el 6% y el 10% sobre el precio de compra que aparece en las escrituras y de la comunidad autónoma donde se ubica la casa.

Por último, se encuentra el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (ADJ), conocido como el impuesto de las hipotecas. Se aplica en la compra de una vivienda de obra nueva a los documentos notariales, mercantiles y administrativos asociados a la compraventa de una casa. Se calcula sobre la escritura hecha pública ante el notario y también varía según la comunidad autónoma. El porcentaje que se aplica se sitúa entre el 0,5% y el 1,5% sobre la responsabilidad hipotecaria. Cabe destacar que, muchas comunidades autónomas ofrecen reducciones, o incluso extinciones, de este impuesto.

Gastos en Notaría

Para formalizar la escritura de la futura casa, la compra de la vivienda se efectúa ante en una notaría y eso conlleva una serie de gastos. Este trámite, regulado por la ley, supone un gasto entre el 0,3% y 0,5% del valor total de la propiedad. Permite reconocer los derechos y obligaciones de las partes.

Gastos del Registro de la Propiedad y Gestoría

El documento que supone la propiedad del inmueble reside en la escritura pública. Tiene que ser llevado al Registro de la Propiedad y el gasto que supone registrar la escritura en esta institución está directamente relacionado con el importe de la compraventa de la casa. Es una forma de proteger y registrar, ante la ley, los derechos de las personas que atesoran sobre los bienes inmuebles. En cuanto a los gastos de las gestiones, pueden suponer hasta 400 euros entre el registro de la escritura y la liquidación de impuestos. No obstante, el propietario puede ahorrarse este coste en caso de asumir por sí mismo dichos trámites.

Gastos de financiación

En cuanto a la financiación, como bien es sabido, las entidades bancarias nos pueden proporcionar hasta el 80% de financiación en forma de hipoteca del valor de la casa. El otro 20% se debe tener ahorrado y depositar una vez adquirido el inmueble. Salvo excepción, estas suelen ser las condiciones para optar a la compra de una propiedad por parte de los bancos financieros. Por ello, se debe tener en cuenta que el precio aumentará, ya que el préstamo hipotecario conlleva intereses, además de otros gastos asociados a la financiación, como es la tasación de la casa.

¿Cómo puedo saber si es buen momento para comprar una casa?

Es la gran pregunta que muchos de los futuros compradores se realizan para saber si es el momento idóneo para realizar una inversión en forma de propiedad o bien adquirir una casa para vivir. Hay ciertos argumentos que pueden servir como indicadores de un buen escenario en el mercado inmobiliario, como pueden ser los precios estables de las viviendas o los tipos de intereses que ofrecen los bancos a la hora de hipotecarse, como es el tipo de interés nominal (TIN). Es decir, la comisión mensual por prestar el dinero, y la tasa anual equivalente (TAE), que indica el coste real de la hipoteca, y que se obtiene sumando al TIN, los gastos y las comisiones bancarias.

Estudio de tipo de interés hipotecario Estudio de tipo de interés hipotecario

¿Elegir una hipoteca con interés fijo o variable?

Otro de los aspectos a tener muy en cuenta a la hora de hipotecarse es la elección de tipo de interés que se desea durante los años a pagar el dinero prestado por la entidad financiera. El tipo de interés fijo asegura una estabilidad económica en el sentido de que nunca sube ni baja el precio mensual de la hipoteca. Siempre se conoce lo que se pagará, ya que no depende de la evolución del mercado, es decir, del Euribor. Por el contrario, el tipo de interés variable suele ser más bajo que el fijo y puede darse el caso de pagar muy poco de hipoteca, si bien estos precios se pueden disparar debido a la subida del Euribor, ya que está directamente relacionado.

Este tipo de interés es preferible en momentos donde el mercado financiero presenta mayores oportunidades de inversión, como pueden ser la salida de una crisis económica de un país, ya que no se compran pisos en demasía y se rebajan los precios, y con ello se reducen las condiciones bancarias que ofrecen los bancos, como el TIN y el TAE, incluso al 1%. Cabe destacar que este índice, el del Euribor, se ha mantenido en negativo en los últimos cinco años. Las cuotas de este tipo de hipoteca, que se revisan cada 6 o 12 meses en la zona Euro, suben o bajan en función de lo que marque este índice. En general, las hipotecas a tipo variable suelen contar con unos intereses más bajos y con un plazo de amortización mayor, ya que las personas que deciden este tipo de interés suelen pagar la hipoteca en un plazo menor a 15 años.

Esta web terrenos.es, cuyo responsable es Pirañas Online SL, utiliza cookies (pequeños archivos de información que se guardan en su navegador), tanto propias como de terceros, para el funcionamiento de la web (necesarias), analíticas (análisis anónimo de su navegación en el sitio web) y de redes sociales (para que pueda interactuar con ellas). Puede consultar nuestra política de cookies y también nuestra política de privacidad. Puede aceptar las cookies, rechazarlas, configurarlas o ver más información pulsando en el botón correspondiente.