¿Por qué irse del pueblo a la ciudad? Terrenos y viviendas por menos de 60.000 euros puede ser un buen motivo

2 abr. 2022
¿Por qué irse del pueblo a la ciudad? Terrenos y viviendas por menos de 60.000 euros pueden ser un buen motivo

Tan sólo el 16% de la población española está empadronada en algún municipio rural, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a pesar de que estos pueblos ocupan el 85% de la superficie de España. De hecho, el 78% de los municipios españoles tiene menos de 5.000 habitantes.

La emigración de la ciudad al campo en los últimos 10 años ha sido desfavorable. La población en estas áreas rurales ha descendido desde 2011-2020 un 7,1%. Cifras que poco a poco se van modificando en favor de los pueblos.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) la compraventa de viviendas en pequeños municipios se disparó en 2021 con más de 564.000 propiedades. Lo que supone más del 34% de la totalidad del mercado inmobiliario.

Los datos de búsquedas online de inmuebles en los municipios rurales confirman las cifras del INE. En 2021 hubo un repunte significativo de demanda en pueblos de menos de 5.000 habitantes. En Navarra, por ejemplo, las búsquedas se situaban en junio del pasado año en un 26%, ascendiendo al 44% en noviembre. Este aumento también se produjo en otras provincias, como La Rioja (de un 26% a un 32%), en Cataluña (de un 12% a un 14%) y en Aragón (de un 18% en junio hasta más del 32% en noviembre).

Los motivos de este cambio de migración hacia el interior son las continuas crisis económicas, el mercado laboral y los precios desorbitantes de las grandes ciudades. En Madrid, por ejemplo, el precio medio de la vivienda en 2021 osciló en torno a los 290.000 euros, 246.000 euros en el País Vasco y 212.000 en Cataluña.

¿La solución? Mudarse al pueblo y adquirir inmuebles más grandes. Una práctica que ya se ha ido realizando durante todo 2021, donde el 52% de las compras fueron de propiedades de más de 80 metros cuadrados, frente al 50% de 2020.

Los pisos de entre 60 - 80 metros cuadrados ocuparon el 28% de las transacciones y el 16% de entre 40 - 60 metros cuadrados. Tan sólo el 3% fueron adquisiciones de viviendas con menos de 40 metros cuadrados.

Ventajas de comprar una casa en el pueblo

A priori, dejar la ciudad y mudarse al pueblo puede suponer un absoluto quebradero de cabeza para cualquier ciudadano. Más para una familia al completo. El temor a no encontrar empleo o a no adaptarse, puede ser un obstáculo antes de embarcarse en dicho cambio de vida. Pero, las ventajas de irse de la gran ciudad a un entorno rural superan, con creces, los miedos:

  • Viviendas mucho más grandes. Los pisos de 40 o 60 metros cuadrados se quedan en la gran ciudad. En los municipios la media de las propiedades ronda los 120 - 150 metros cuadrados. Estos entornos también dan la oportunidad de adquirir un terreno rústico a precios inferiores, donde, por ejemplo, se pueden instalar energías renovables. Todo ello para ser más eficientes energéticamente y, sobre todo, para ahorrar en las facturas de la luz y/o gas.
  • Además de, con más metros cuadrados, también son más baratas. Es posible adquirir en Sorbas, en Almería, por ejemplo, una vivienda de 113 metros cuadrados por 53.000 euros, o una finca urbanizable por 15.000 euros de más de 500 metros cuadrados en Alcalá de Guadaíra, Sevilla.
  • Ventajas financieras. A menor coste mejor financiación.
  • Reducción de gastos. Ahorro en transporte público, gasolina, impuestos o comida.
  • Emprendimiento. La falta de algunos servicios o la necesidad de mejorar otros en estos municipios tan pequeños, puede ser una gran oportunidad de crear un proyecto profesional. Con unos costes más bajos, así como solicitando alguna de las numerosas subvenciones de entes públicos que existen hoy en día para emprender en estos entornos.
  • Desplazamientos más cortos que permiten maximizar el tiempo.
  • Estilo de vida más saludable. Bienestar físico y psicológico, gracias a un ritmo de vida más pausado, con más contacto con la naturaleza y con productos de kilómetro cero.
  • Trato más cercano y ambiente más familiar con los demás habitantes del municipio.
  • La globalización y las últimas tecnologías han permitido que estos pueblos dispongan, además de agua y electricidad, también de internet. Por lo que, aparte de teletrabajar o estudiar en casa, también es posible navegar en redes sociales, ver una película en streaming y hacer un pedido online en estos municipios.
  • Mejor descanso sin bullicio, ruidos y contaminación.
  • Con el objetivo de paliar la España Vaciada, desde el Gobierno se ha puesto en marcha distintos planes vivienda que conceden ayudas para comprar y/o alquilar viviendas en municipios de menos de 5.000 habitantes.

Por suerte, hoy en día, además de ayudas gubernamentales, existen iniciativas privadas que son un puente entre la oferta y la demanda de estos municipios. Todas ellas enfocadas a los ciudadanos que quieren dar el paso, pero no saben cómo. Con ellas es posible encontrar trabajo y vivienda sin salir (aun) de la ciudad.

Imagen de una ciudad de la que han emigrado personas que se han comprado casas de pueblo en municipios más pequeños A pesar de las ventajas, no todo el mundo es capaz de salir de una gran ciudad y mudarse a un pueblo con menos habitantes

Inconvenientes de mudarse a una casa en el pueblo

En gran medida, todo depende de la situación familiar, laboral y económica. Pero, es indudable, que dejar la ciudad e irse a vivir a un terreno o casa en el pueblo, puede suponer algunas desventajas como:

  • Inexistencia de algunos servicios. Hay algunos municipios que cuentan con los servicios mínimos, como centro de salud, colegios o guarderías. Pero, por desgracia, otros no disponen de esa oferta. Es necesario ir al municipio de al lado (que no siempre se localiza a escasos kilómetros) para una consulta médica o llevar al centro infantil a los hijos.
  • Escasa oferta de ocio y/o comercial. Para ver el último estreno de cine o comer en un restaurante, a veces, hay que ir, no ya al municipio de al lado, sino a la capital de provincia. Así como, para ir de compras o encontrar productos más específicos.
  • Menos oportunidades laborales. Emprender, trabajar en la agricultura o ganadera de la zona, puede ser una gran opción en estos municipios. Pero, fuera de dichas áreas profesionales, se hace difícil encontrar un puesto de trabajo.
  • Falta de infraestructuras. Parques infantiles o instalaciones municipales. Así como, en términos privados como gimnasios, por ejemplo.
  • Transporte público limitado. Las conexiones con otros pueblos o con la capital de provincia puede ser escasa e, incluso, inexistente. Lo que hace a sus ciudadanos absolutamente dependientes de cualquier vehículo.

Coste de mudarse de la ciudad al pueblo

Que la oferta de vivienda en estos municipios sea mucho más baja que en la ciudad, hace que no sea necesario acudir a otros espacios a buscar gangas. Como es el caso de la web corporativa de bancos o de entidades públicas, donde publican las propiedades que han sido embargadas. Ya que, concretamente, el precio de la vivienda en entornos rurales es un 52% más barata que en cualquier otra localización nacional. Cifra que en algunas provincias españolas asciende hasta casi el 70%, como es el caso de la provincia de Sevilla. Las viviendas ubicadas en los municipios de la capital hispalense son un 69% más baratas que en la ciudad. Le siguen Barcelona con un 68% del municipio frente a la capital, Madrid con un 68% y A Coruña, que también supera la media nacional, con un 65%. Además de, Guipúzcoa con un 64%. Una gran oportunidad para todos aquellos que tienen dificultades para acceder a una vivienda.

Imagen de un pueblo con casas rurales, donde se han ido a vivir más personas en los últimos años Actualmente hay muchas plataformas sin animo de lucro que conectan la oferta y la demanda de viviendas y empleos en estos municipios.

Terrenos y casas en el pueblo por menos de 60.000 euros

Actualmente en el portal de Terrenos existe una gran oferta de propiedades en municipios de menos y de más de 5.000 habitantes en el panorama nacional. De hecho, es posible encontrar más de 1.000 inmuebles en el entorno rural por un importe de adquisición de menos de 60.000 euros. Algunas de las viviendas por las que replantearse una mudanza de la ciudad al pueblo son:

  • Una casa de 70 metros cuadrados en Santo Domingo de Garafía, Santa Cruz de Tenerife, por 50.000 euros. Un inmueble en buen estado y amueblado, muy cerca de la costa y a la zona hotelera y de ocio del municipio.
  • Casa con terreno en Gordaliza, León. Se trata de una vivienda de más de 200 metros cuadrados, con 5 habitaciones y totalmente amueblada. Tiene un coste de 48.000 euros
  • En Linares, Jaén, es posible adquirir una casa con terreno de más de 100 metros cuadrados por 59.000 euros. Tiene 2 habitaciones, 2 baños y 3 plantas.
  • En la provincia de Tarragonza, concretamente, en la Selva del Camp se localiza este inmueble de 99 metros cuadrados, 3 habitaciones, diáfano y reformado por 59.900 euros.
  • En O Barco de Valdeorras, Orense, se puede comprar este chalet con terraza y más de 200 metros cuadrados por 39.000 euros
Esta web terrenos.es, cuyo responsable es Pirañas Online SL, utiliza cookies (pequeños archivos de información que se guardan en su navegador), tanto propias como de terceros, para el funcionamiento de la web (necesarias), analíticas (análisis anónimo de su navegación en el sitio web) y de redes sociales (para que pueda interactuar con ellas). Puede consultar nuestra política de cookies y también nuestra política de privacidad. Puede aceptar las cookies, rechazarlas, configurarlas o ver más información pulsando en el botón correspondiente.